lunes, 21 de enero de 2013

Así comenzó el mundo según un andalú



Ar prinsipio to era oscuriá y Dió nuestro señó creó la lú. Asín le queó to enfocao, pero no había casi de ná y era aburrío. 

Entonse se rascó la cabesa y se dijo: Joé qué muermo, ví a creá argo má grasioso. Y hiso las planta vegetale y los yerbajo. Pero entoavía era soso er mundo y Dió se jartaba de eshar siesta porque aún saburría. Yastá, pensó, haré lo animale pa que se meneen un poquiyo y me den argo de chou espestacular. Y hiso lo bishos.

 Le salieron de tó los tamaño y colore, pelúos, plumaos, carvos, con pata y sin pata, con diente y sin diente, manso y cabrone y de tó asín en generá. 

Aluego lo que pasó es que Dió nuetro señó no sabía cómo repartirlos pol planeta, que era entonse un paraíso terrená bastante apañao, y desidió lo siguiente: Los tiró a tos ar mar oseánico. A los que nadaron los llamó pescaos y setáceos. 

A los que se cagaron de mieo y se liaron a nadar como locos hasta la orilla los llamó animale terrestre purmonare. A los que se salieron der agua volando y se escondieron en lo árbole los llamó pájaro volaore. Y a los que se ajogaron los llamó cadávere.

 Pero aún asín, Dio, el supremo creadó der universo, se seguía aburriendo. Y por eso hiso ar hombre. Pero er hombre estaba solo y tristón, asín que le pidió a Dió que le hasiera una pareja como lo demá bisho, que estaban tós ennoviaos meno él. 

Dió se compadesió y le arrancó de cuajo una costilla. Adán, que se llamaba er tío, se retorsió como un sarmiento. Y si no, probá de arrancarse una costilla y veréi. 

Y con la costilla le fabricó una hembra que se llamó Evarista, pero la yamaban familiarmente Eva pa que fuera má corto. Adán y Eva eran mu felise, to er dia dale que te pego, je,je.
 Pero como tó lo repetío cansa, el Adán ar cabo de do año, ya se liaba con toas las mona y las oveja y las marrana del paraíso, con lo cuar la Eva le pidió la separación mu enfadá. Como no estaban casaos no se pudieron desepará y siguieron a lo suyo. 
Pero ar cabo der tiempo, el Dió topoderoso, se vorvió a de aburrí, y se le ocurrió que pa que no fuera tó tan fásil ener paraízo, se tenía que inventá argo pa darle emosión. 

Entonse se sacó una ley que desía que to lo que había ener paraíso se podía comé menos la serpiente. Y estando un día la Eva y el Adán tocándose los guebo como siempre debajo de una higuera, aparesío por entre las rama una serpiente gorda, maja y hermosa que venía a ofreserle una mansana cojonua golden pa que la probaran. 

El Adán y la Eva que vieron aquello de una serpeinte con una mansana en la boca, le atisaron un peñaso y se la hisieron a la brasa. 



Dió nuestro señó se dio cuenta de que le habían desobedesío y antonse mandó un angelote antidisturbio con porra de fuego y casco de pluma pa que lo espursara der paraíso terrená y se fueran a tomar por cu..!!!


 Y ahí sacabó la guena vida.

 La que hay ahora ya la conoséi ustede. Y no me quiero poné de pesao, pero asín fue la cosa y por eso nos va como nos va. Lo que no entiendo e porque esharon a los animale der paraizo y lo tenemo to aquí en la tierra.

 Gueno hasta la prósima. 

 

6 comentarios:

  1. Jajaja Rosa que bueno, como me he reido...está genialll besos cielo.

    ResponderEliminar
  2. Paisana, Chiquilla, vaya tela, esta versión, es la que estaba echando en farta.

    Mu güeno, pero que muy Güeno, me has arrancado carcajadas.
    Si no te importa, pondré tu dirección del blog en los Comentarios de mi blog.

    Saludos, manolo

    ResponderEliminar
  3. Hola Rosa, Manolo me ha dicho que venga a visitarte, y pensando que encontraría recetas de cocina me daba pereza, pero me he divertido y volveré. No tengo nada en contra de las recetas de cocina, simplemente no me gusta cocinar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosa, me ha sugerido nuestro amigo Manolo que te hiciera una visita y verdaderamente que ha sido muy agradable entrar en este sitio, pero lo más divertido ha sido leer esta última entrada donde me he podido reír un buen rato con esta historia contada con ese gracejo andaluz, ah, he probado a arrancarme una costilla y ohu como duele.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hola,Rosa...encantada de conocerte y a tu blog. Pues mira: Hacía tiempo
    que no me reía con tantas ganas. Me ha encantado esta entrada. Me he quedado sin rimel en las pestañas jajaja...pero total...ya es hora de desmaquillarse. Me ha gustado mucho, de verdad. Voy a hacerme seguidora. Un beso.

    ResponderEliminar

Entradas

INMOBALIA C/ CORRAL DE LOS OLMOS, 1 SEVILLA 955 51 52 52