viernes, 15 de febrero de 2013

El ciempiés



Qué complicación (exclamó el Abad viendo caminar a un ciempiés) y qué maravilla: lo hace tan bien que parece fácil. 

De pronto, le vino a la memoria una historieta que había escuchado no sabía dónde: 

 "El pequeño ciempiés sintió que debía lanzarse a caminar, y preguntó inquieto a su madre:

  Para andar, ¿qué pies debo mover primero: los pares o los impares, los de la derecha o los de la izquierda, los de delante o lo de detrás? ¿O los del centro? ¿Y cómo? ¿Y por qué?

  Cuando quieras andar, hijo mío -le respondió la madre-

 Deja de cabilar y... anda".

2 comentarios:

  1. Clara respuesta y acertada. A veces las preguntas deberían evitarse.

    Rosas para una Rosa.

    ResponderEliminar
  2. Sí, creo que a veces -solo a veces- pensamos demasiado... :-)

    ResponderEliminar

Entradas

INMOBALIA C/ CORRAL DE LOS OLMOS, 1 SEVILLA 955 51 52 52